viernes, marzo 03, 2006

La Receta Del Bizcocho

Me gusta analizar las cosas de manera simple, tan simple como suena el título de este artículo. Si queremos hacer un bizcocho solo hay que comprar los ingredientes y seguir la receta. Si queremos ser un país desarrollado debemos saber como se desarrollaron los países que han alcanzado el desarrollo recientemente y seguir la receta que ellos usaron.

Podemos encontrar la receta que usaron los Países del Asia – Pacífico en un libro que una vez nos hizo leer el profesor Kovalski en una clase. El libro se llama “Zenshin” que es un término japonés que significa “mejorar continuamente partiendo de cero”.

Hay dos anécdotas simples en este libro que comprueban que para alcanzar el desarrollo solo hay que decidirse y enfocarse en los elementos claves que llevan al desarrollo (transferencia de tecnología para poder exportar).

Primera Anécdota:

“Cuando Lee Kuan Yew (líder y arquitecto del desarrollo de Singapur) visitó a Jamaica en 1970, dijo: “Si me hubieran dado una isla de este tamaño, cerca de los Estados Unidos, en lugar de una tan pequeña, pobre y sucia, cuánto hubiera podido hacer..” (República Dominicana al igual que Jamaica es una isla cerca de los Estados Unidos). En efecto, él encontró a Singapur pobre llena de chozas chinas construidas sobre estacas para evitar los peligros de las cobras y de los tigres de Bengala. Hoy en día, Singapur es la perla de Oriente: tiene la mejor infraestructura de telecomunicaciones; la mayor concentración de bancos e instituciones financieras fuera de Tokio o Hong Kong; un vasto número de centros comerciales; el edificio más alto de Asia (el Banco Overseas Union) y el hotel más alto del mundo (el Westin Stamford, de 76 pisos). En pocas palabra, casi un perfecto jardín con diseño británico pero con el mayor número de edificios “inteligentes” del mundo. Allí esta prohibido mascar chicle; las multas se registran electrónicamente; los delincuentes por droga son condenados a muerte y los delincuentes menores reciben azotes con el palo de ratam; las máquinas dispensadoras de los bancos permiten a los clientes averiguar acerca del movimiento de la bolsa y comprar acciones bursátiles. Singapur, una ciudad que tiene la opulencia de Beverly Hills y la eficiencia de Suiza, será dentro de tres años la primera ciudad para no fumadores del mundo.”

Hay datos en ese párrafo como el edifico mas alto de Asia y el hotel más alto de Asia que hoy en día han cambiado pero para el año de edición del libro (1995) eran reales. Pero la idea es que esta transformación fue realizada por Lee Kuan Yew en 35 años, esto demuestra que no es una cuestión de que “esos países nos llevan años de historia” como mucha gente dice, tampoco es un cuestión de tamaño (Singapur tiene una superficie de 618 km²), ni tampoco de falta de recursos naturales. Dada la absoluta falta de recursos naturales, pues hasta agua potable se importa de Malasia, Singapur ha dependido para su desarrollo económico casi exclusivamente del talento y la calificación de su población. Ellos han permitido la adquisición, asimilación y desarrollo de tecnología y de know-how extranjeros, Aún más: según el gobierno, la educación es el único instrumento mediante el cual a cada individuo se le da igual oportunidad para que progrese en la sociedad. Esto hace que Singapur no sea un estado benefactor, es decir un Estado que asume las responsabilidades de sus individuos. La función del gobierno es proporcionar oportunidades. Las únicas garantías que tienen aseguradas los habitantes de Singapur son la educación y un ambiente de paz y seguridad.

Segunda Anécdota:

“Se cuenta que, antes del descubrimiento de América, navegantes portugueses llegaron por primera vez a las costas de Kyushu, que es una de las cuatro islas principales del archipiélago, al sur del Japón portando arcabuces (Antigua arma de fuego semejante al fusil), que causaron gran admiración entre la población local. Los habitantes de la isla ofrecieron pagar un precio exorbitante por los trescientos arcabuces traídos por los marineros. Los portugueses, maravillados vendieron toda su existencia y partieron convencidos de haber conquistado un mercado sin límites al cual podrían ofrecer enormes cantidades de armas en su próximo viaje. A su regreso, un año más tarde, ¡cual no sería su sorpresa al no encontrar quién quisiera comprar siquiera una de las armas traídas, esta vez, en tres embarcaciones! La razón: con gran disciplina y su curiosidad innata los japoneses habían logrado fabricar los arcabuces. Esta anécdota ilustra lo que ha sido la experiencia japonesa en su proceso de acopio de tecnologías foráneas. Pues el Japón, al igual que con los arcabuces, históricamente ha pagado altas sumas de dinero por tecnologías desconocidas que luego logró dominar.”

La clave es que los japoneses solo compraban una vez y luego ponían todo su empeño en producir ellos mismos lo que habían comprado. Lo único que los japoneses importan es materia prima, no importan nada elaborado (no compran nada hecho). En el caso de nuestro país lo que mas tenemos son distribuidores autorizados o “authorized dealers” que muchas veces lo vemos en inglés como si en inglés fuera mejor, pero ¿Qué ventaja tiene importar algo elaborado para luego venderlo aun precio mayor?, es un negocio que solo beneficia al distribuidor, no deja ningún aprendizaje y el consumidor paga precios muy altos.

Estas dos anécdotas demuestran que la receta del desarrollo no es complicada lo complicado es que el Estado y el sector privado hagan su papel, para esto se necesitan líderes en el Estado como Lee Kuan Yew en el caso de Singapur o Meiji en el caso de Japón y que el sector privado se oriente hacia fabricar para vender y exportar, y no a importar productos elaborados para luego venderlos.

2 comentarios:

Maximo A. Aquino dijo...

Agregando Valor
Lo que planteas es quizás una de las claves en que debemos concentrarnos todos y cada uno de nosotros. El agregar valor a través de aplicar y utilizar ese músculo tan poderoso que está entre nuestras orejas. A través de los años, como bien lo planteas, solamente hemos sido consumidores y usuarios de tecnología extranjera. De no cambiar la situación, ¿alguien duda que podamos salir de la jaula?

Lida Virginia dijo...

Excelentes Palabras... Para nuestros gobernantes y los prospectos de políticos que tenemos, es muy fácil decir que esas naciones nos llevan años en tecnología, desarrollo ecónomico y desarrollo intelectual y sociocultural, porque es una excusa para la inacción que hemos mantenido... Ojalá lleguemos a tener líderes de ese calibre en nuestro país, que permitan que República Dominicana salga de las fauces en las que actualmente se encuentra.

Es que pienso que las soluciones están ahí, lo que tenemos que hacer está a nuestra disposición, y sin embargo, no hacemos nada.